Bienestar térmico y la calidad de las condiciones ambientales – ahorro de energía

La temperatura que actualmente condiciona el ambiente, se ha visto afectada por el cambio climático, ya que las consecuencias producidas por la explotación de las energías fósiles han contribuido gravemente con el bienestar térmico y la calidad de las condiciones ambientales, así como también con el ahorro de energía. Las bajas y altas temperaturas que se han registrado en los últimos años demuestran las transformaciones que se han presentado en el ambiente.  La confortabilidad de las personas se puede visualizar cuando se sienten cómodas o no en espacios cerrados debido a que las condiciones del ambiente pueden jugar un papel importante en este caso. La calidad ambiental comprende el acceso y la disponibilidad hacia todos los componentes de la naturaleza y de las respectivas alteraciones que se puedan presentar en esta, de cómo puede llegar a afectar a una población y al ahorro de energía.

            El ahorro de  energía es parte de las necesidades actuales, ya que la disponibilidad de la misma cada vez se hace más restringida. Debido a que la explotación de energías fósiles va a tener un tiempo limitado, las energías alternativas se hacen presente cada vez más y con ello una regeneración del ambiente debido a que su uso le ofrece un respiro al entorno y pueden llegar a refrescar las condiciones climáticas.

Los factores y el impacto en la calidad ambiental

            Para que una persona pueda desempeñar sus actividades de forma continua, es necesario que cuente con un ambiente y un clima cuyas temperaturas sean apropiadas, ya que no todos cuentan con la misma temperatura corporal. Una de las consecuencias positivas del ahorro de energía es justamente la frescura que puede traer al entorno, ya que al gastar menos el ambiente puede mejorar notablemente. Por otra parte, existen distintos factores que pueden contribuir positiva o negativamente con la calidad ambiental. El impacto en estos se puede clasificar de distintas formas. Por su intensidad puede ser baja, media o alta dependiendo de cómo se manifieste en cualquier factor (inundaciones, procesos erosivos, entre otros). Por la extensión, se puede presentar puntual, parcial o extendido, dependiendo de la zona afectada y su dimensión.

            Debido a que la explotación de los combustibles se ha hecho sin cuidado durante décadas, el impacto ambiental ha sido muy grande y el ahorro de energía se ha visto desfavorecido. Sin embargo, las medidas tomadas por los países a nivel mundial para favorecer al ambiente poco a poco irán teniendo un impacto positivo.  Por el momento en que se manifiesta el impacto, puede ser latente o inmediato y por su persistencia, puede ser temporal o permanente. No obstante, el impacto más notable es por la capacidad de recuperación el cual puede ser reversible cuando el ambiente asimila los cambios de forma natural, irreversible cuando esto no sucede, remediable si el impacto se puede recomponer a través de correctores (como por ejemplo el ahorro de energía) y compensable cuando se puede mejorar la calidad del factor ambiental.

Calidad de los factores ambientales

            La temperatura corporal y del ambiente puede variar dependiendo del impacto que se produzca en esta. En condiciones normales, la corteza terrestre debería mantener una temperatura acorde a las estaciones climáticas donde las variaciones sean mínimas. Actualmente, por el ahorro de energía y otras acciones se ha buscado devolverle la frescura a la atmósfera pero los daños causados a esta, requieren de un trabajo en conjunto que se debe realizar a nivel mundial. La calidad de los factores ambientales han jugado un papel importante en la producción de energía y los mismos se pueden medir con base a ciertas propiedades físicas.

            La calidad del agua subterránea se puede medir por las propiedades fisicoquímicas como el pH, el DBO, los disueltos sólidos, entre otros, o también por su disponibilidad de explotación. Con respecto a la calidad del aire, se puede determinar con base a la concentración de distintos compuestos químicos y así sucesivamente. La calidad ambiental se puede determinar por la suma de las condiciones que presentan cada uno de los factores que lo componen y de las medidas que se puedan tomar para contribuir con el mismo como por el ejemplo el ahorro de energía.

            La pureza del aire o la inmisión de los contaminantes que lo pueden afectar, se puede visualizar fácilmente en una autopista o en un parque. En el primer caso, el humo producido por los automóviles disminuye la calidad del mismo debido a la contaminación que produce la utilización de los combustibles. En el segundo caso, cambian un poco las condiciones debido a que un parque va a estar más limpio y por lo general no existen factores externos como el humo de los autos que puedan contaminar el aire agravándolo.

            Con respecto a la calidad del agua, se puede ver afectada por la temperatura, el oxígeno, cloruros, metales pesados etc. La distribución de la misma es un tema importante y su uso para la producción de electricidad también lo es, ya que si no presenta ciertas características no puede ser aprovechable para ningún tipo de actividad. El agua es uno de los recursos más preciados y valiosos por la diversidad de funciones que puede llegar a tener. Al igual que el ahorro de energía, el agua es vital para generar y hacer infinidades de actividades que pueden contribuir de forma positiva con el ambiente.

            El nivel de degradación de la vegetación y la fauna también es perjudicial para determinar la calidad de las condiciones ambientales y la explotación de las energías no renovables no  contribuye con estos dos factores. La dinámica poblacional, el estilo de vida, la estructura poblacional y demás actividades pueden afectar notablemente las condiciones de cada elemento natural haciéndolos cada vez más vulnerables. De igual manera, la infraestructura y los servicios ponen en riesgo la calidad de los mismos. Sin embargo, ninguna acción causa más daño que la utilización de las energías no renovables para la continuidad de las actividades económicas.

            En el presente, mejorar la calidad de las condiciones ambientales es clave para que la población pueda continuar de pie y por medidas como el ahorro de energía se puede contribuir con ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies