El Fracking, los combustibles fósiles y su impacto ambiental y económico- eficiencia energética

La perforación de los yacimientos petroleros ha sido frecuente desde que se descubrió el hidrocarburo. Sin embargo, existen métodos aún más perjudiciales para la corteza terrestre como el Fracking que se basa en la fractura hidráulica para extraer petróleo no convencional que se ubica en las rocas madres. Esta técnica ha sido muy utilizada por los Estados Unidos en los últimos años. No obstante, para hacerlo se requiere de eficiencia energética, ya que el trabajo a realizar es muy costoso y se necesita de un equipo especializado para perforar y raspar en la profundidad del yacimiento. El procedimiento se basa en la perforación de la tierra inyectando agua, arena, y diversos tipos de químicos que en su mayoría son muy tóxicos y peligrosos para la salud. Este método no debería ser permitido pero la eficiencia energética ha logrado explotarlo como una forma más de seguir consiguiendo combustibles fósiles.

            La combinación de la perforación horizontal con la fractura hidráulica es una técnica que se comenzó a utilizar a partir del año 2000 por las compañías petroleras. La inyección de la mezcla del agua, el arena y las demás sustancias toxicas en las fracturas de la roca facilita la expulsión del gas y del petróleo pero el daño ambiental es sumamente delicado, por lo que las organizaciones no gubernamentales dedicadas a la protección del medio ambiente han luchado para que la eficiencia energética deje de practicar esta fórmula.

Impactos ambientales del Fracking

            La producción de energías a través de los hidrocarburos ha sido frecuente durante décadas y para la eficiencia energética ha sido muy rentable. Sin embargo, el daño ambiental ha tenido un costo muy alto y con el Fracking han sido más las repercusiones que se han causado en la corteza terrestre. La técnica que implica esta práctica, incluye una plataforma de perforación, el proceso de perforación vertical y horizontal del yacimiento, la fase de terminación y por último, la extracción del petróleo y gas. Esta seguidilla de acciones ha provocado que  actualmente se cuestione la calidad del agua, del aire y del suelo, las emisiones de gases de efecto invernadero, el impacto sobre la salud y la integridad de los ecosistemas.

            Si por medio de la eficiencia energética se sigue llevando a cabo este proceso, la probabilidad que los incidentes contaminantes se incrementen va a crecer, ya que no se tiene en cuenta durante la planificación, implementación y control los problemas ambientales a largo plazo. Por otra parte, una de las principales preocupaciones que causa el Fracking es el impacto generado en el agua, ya que durante el paso de la perforación se utiliza una gran cantidad para mantener la presión hidrostática de fondo del pozo, para enfriar la cabeza de perforación y para eliminar los residuos de la misma, lo que se puede lograr a través de la eficiencia energética.

            Se estima que la proporción de agua utilizada durante un día para el Fracking puede llegar a cubrir el consumo de 11 mil familias compuestas por 4 personas e incluso llenar 6 piscinas olímpicas, por lo que el recurso natural podría ser mejor utilizado que empleándolo en este sistema tan contaminante. La contaminación hídrica que se produce por este método se debe principalmente al mal uso de los líquidos utilizados en la etapa de presurización y recuperación del gas. Asimismo, existen otras causas como fallas en el encamisado y la pérdida de la integridad del pozo que puede resultar en contaminación si se perfora distintos acuíferos y capas subterráneas de agua, labor que se lleva a través de la eficiencia energética.

            La fractura hidráulica puede provocar que el metano expulsado se mezcle con el agua, la cual no debe ser consumida por los seres humanos debido a su contaminación. A pesar de que no es una constante, la baja calidad del agua se puede presentar si los pozos donde se lleva a cabo el Fracking se encuentran mal construidos  o cuenten con irregularidades, lo que no favorece la eficiencia energética.

            Otro de los efectos que puede causar esta técnica es la expulsión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, ya que en su última fase se libera metano y dióxido de carbono principalmente. La contaminación del suelo también es otro de los problemas que causa el Fracking, debido a la infiltración de las mezclas en las rocas y la excavación de los pozos. Además de esto puede provocar sismos por el movimiento que se da en las placas tectónicas. A pesar de no ser un aspecto muy importante, la repercusión al paisaje también es un impacto ambiental que debe tomar en cuenta la eficiencia energética. La construcción de las estructuras necesarias para llevar a cabo esta actividad pueden ocupar 1.5 hectáreas dependiendo de la ubicación de los pozos, por lo que su impacto en el suelo y a nivel visual puede ser significativo.

Impacto socio-económico del Fracking

            El impacto ambiental, de llevarse a cabo este método para extraer hidrocarburos no convencionales, es muy alto. Sin embargo es una práctica convencional hoy día. Además de esto, sus repercusiones socio-económicas pueden ser igual de importantes.  Para la eficiencia energética perder no es una opción pero cuando se hace a costa de una población, debería importar.  Las estructuras requeridas no solo ocasionarían problemas en las áreas rurales, sino también un daño considerable a las vías de transporte por las cargas requeridas para la instalación. Asimismo, los químicos que se utilizan para la mezcla del proceso ocasionan enfermedades si las personas se encuentran expuestas a ellas, lo que puede suceder si una urbe se encuentra cerca de los establecimientos.

            Por otra parte, el impacto sonoro no solo produce contaminación ambiental, sino también una posible sordera, ya que la actividad se realiza durante las 24 del día. Cada aspecto de este proceso parece ser perjudicial para algún aspecto de la vida cotidiana de cualquier ecosistema y de los seres humanos en sí. Lo más recomendable sería dejar de practicarlo para reducir sus efectos y contribuir con un ambiente menos contaminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies