La galvanización para la construcción de edificaciones sostenibles – eficiencia energética

La producción energética se ha incrementado notablemente durante los últimos años debido a la demanda de las actividades tecnológicas e industriales. La explotación de minerales también se ha convertido en una actividad muy rentable además de la explotación de los combustibles fósiles, pero independientemente de la actividad económica, todas requieren de energía y si las energías alternativas y la eficiencia energética aún no cubren la demanda, la misma seguirá incrementándose. Debido a los problemas ambientales, se han buscado soluciones para hacer las construcciones más amigables con el entorno ambiental y la galvanización ha favorecido a esta idea.

            Por medio de la galvanización y la eficiencia energética se puede reducir el consumo de recursos en las construcciones. Ciertamente no se puede eliminar por completo el impacto de los gases que se producen al realizar una actividad pero si se puede disminuir en lo posible cada vez que se empleen acciones destinadas a la eficiencia de recursos. La industria de la construcción no para, ya que la misma garantiza la modernidad y el desarrollo de un país a nivel estético y ahora sostenible. A pesar de no existir un código que regule la armonía en las edificaciones, los países desarrollados conjuntamente con la eficiencia energética, han buscado utilizar materiales como el acero galvanizado para reducir el impacto ambiental y a la vez hacer que las construcciones sean perdurables en el tiempo, resistentes a los embates del clima y reciclables en lo posible.

Uso del acero galvanizado

            Actualmente el acero galvanizado forma parte de las construcciones modernas tanto para las edificaciones como para el sistema de transporte y como parte de la eficiencia energética. Una de las grandes ventajas del acero es que permite ser utilizado en diferentes ocasiones por su durabilidad, lo que facilita el aprovechamiento de recursos. Realmente es un material muy amigable si se protege adecuadamente o si se galvaniza. Ayuda a iluminar las carreteras y proporcionar electricidad a los hogares y la galvanización contribuye a proteger distintos artículos que van desde pequeñas tuercas hasta grandes perfiles estructurales.

            En términos generales la galvanización es un procedimiento que se utiliza para proteger al acero de la corrosión donde se recubre con zinc para evitar su oxidación. Una vez que la pieza de acero se introduce en el baño de zinc por cuatro o 5 minutos (dependiendo del tamaño) las piezas toman un aspecto luminoso y brilloso que ofrece la capa superficial de zinc. Cuando un material es galvanizado, no existe una clara demarcación entre el material y el recubrimiento sino una unión metalúrgica entre ambos. La ventaja de este proceso y para la eficiencia energética es que la temperatura, la humedad y la pureza del aire que emite la planta donde se lleva a cabo, no intervienen en la calidad del material recubierto.

Características del zinc en el proceso de galvanización

            El zinc es el material por excelencia para que la galvanización se pueda realizar con efectividad, ya que funciona perfectamente para recubrir el acero. No existe otro material que lo pueda proteger frente a la corrosión y a la vez que sea tan económico. Ciertamente la producción del zinc y del acero pasa por procesos individuales que emiten gases dañinos al ambiente pero cuando se emplean en construcciones sostenibles también garantizan economía y durabilidad frente a los cambios del clima. Lamentándolo mucho ningún proceso se escapa por completo de la emisión de gases o de contaminar el ambiente. Sin embargo, al momento de llevar a cabo un proyecto, se busca la eficiencia energética y el aprovechamiento de los recursos a largo plazo.

            La protección tipo barrera del zinc conjuntamente con la eficiencia energética, le garantiza al acero una impermeabilidad continua que frena el paso de la humedad y del oxígeno. Además de esto, forma una capa compacta adherente que suele ser insoluble a la lluvia. Funciona dependiendo del espesor del recubrimiento de zinc. La protección electroquímica del zinc se manifiesta cuando se expone a los bordes o cortes del acero y forma una pila  galvánica.

            La galvanización en caliente busca el recubrimiento grueso del zinc y suele ser utilizada para los espacios exteriores y es la que tiene mayor durabilidad  en el tiempo, por lo que contribuye con la eficiencia energética. El galvanizado continuo se enfoca en recubrir el acero con una capa fina de zinc y se utiliza para materiales que deban ser doblados o para el recubrimiento de ciertos artículos. El recubrimiento de proyección térmica se aplica por gotitas a una parte específica del acero. A pesar de que cada técnica es diferente, todas buscan recubrir el acero.

Aspectos medioambientales del proceso de galvanización

            El costo económico de la corrosión puede llegar a ser alto si no se realiza una inversión inteligente con respecto a la durabilidad del acero en el tiempo. Para la eficiencia energética, lo más pertinente es realizar esa inversión inicial, ya que se evitan problemas posteriores. Por otra parte, la carga medioambiental o los posibles efectos negativos son bajos, ya que el proceso se realiza una sola vez, sin incurrir en un impacto constante como lo tiene la explotación de los combustibles fósiles. Pintar el acero no solo es más costoso, sino también más dañino para el ambiente. Con relación a la energía que se utiliza en el proceso, suele ser baja y se ha buscado mejorar la eficiencia del mismo para reducirla cada vez más.

            El control de emisiones de gases es inminente dentro de cada planta y los consumibles que se utilizan durante el proceso tienen como fin el reciclaje y la regeneración. Por otro lado, el consumo de agua suele ser bajo en comparación con otros procedimientos de recubrimiento. Utilizar el zinc para recubrir el acero en las construcciones puede ser la mejor opción que existe en la actualidad para la eficiencia energética y para garantizar edificaciones que perduren en el tiempo. La versatilidad del acero y de la visibilidad estética que puede proporcionar lo hace un elemento muy atractivo para las compañías interesadas en ofrecerle una oportunidad al medio ambiente sin perder dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies